Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Condropatía rotuliana: causas, síntomas y tratamiento

La Condropatía rotuliana es una lesión común que afecta a la rodilla. Concretamente, esta dolencia provoca una afectación del...
Contenidos de este árticulo

La Condropatía rotuliana es una lesión común que afecta a la rodilla. Concretamente, esta dolencia provoca una afectación del cartílago de la rótula como resultado de la degeneración de este tejido. Como consecuencia, el paciente siente dolor en la rodilla, lo cual le dificulta el movimiento tanto en el deporte como en las actividades cotidianas. En este artículo de POR UNA VIDA ACTIVA vamos a conocer en profundidad qué es la condropatía rotuliana, cuáles son sus principales causas, los síntomas más frecuentes y las opciones de tratamiento.

 

condropatía rotuliana

 

¿Qué es la condropatía rotuliana?

La condropatía rotuliana es una lesión del cartílago de la rótula de la rodilla. Este síndrome causa una degeneración del cartílago articular, el cual sufre alteraciones debido al desgaste.

El cartílago de la rodilla es un tejido conectivo que recubre la superficie de los huesos que forman parte de la articulación de la rodilla. Estos huesos son el fémur, la tibia y la rótula, los cuales permiten una amplia gama de movimientos y proporcionan soporte y estabilidad al cuerpo:

  • Fémur: el hueso fémur es el más largo y fuerte del cuerpo humano. Se extiende desde la cadera hasta la rodilla, formando la parte superior de la articulación de la rodilla. El fémur soporta gran parte del peso del cuerpo y permite movimientos como caminar, correr y saltar.
  • Tibia: la tibia también es conocida como espinilla. La tibia es el hueso principal de la parte inferior de la pierna. Se encuentra entre la rodilla y el tobillo. La tibia soporta la mayor parte del peso del cuerpo y es crucial para la estabilidad y el movimiento de la pierna.
  • Rótula: la rótula también es conocida como patela. Es un pequeño hueso en forma de triángulo que se encuentra en la parte frontal de la rodilla. La rótula protege la articulación de la rodilla y mejora la eficiencia del músculo cuádriceps durante la extensión de la pierna.

El hueso subcondral es fundamental para la salud de las articulaciones, ya que soporta el cartílago y absorbe impactos. Cuando el hueso subcondral se daña, puede afectar negativamente la función del tendón, provocando dolor y limitaciones en el movimiento. El tendón, que conecta los músculos con los huesos, es esencial para la movilidad y estabilidad de la articulación.

La articulación de la rodilla está protegida por el cartílago. En la rodilla podemos diferenciar 2 tipos de cartílago:

  • Cartílago articular

El cartílago articular es un tipo de cartílago que cubre la superficie del hueso fémur, la tibia y la parte posterior de la rótula. Su función principal es la de reducir la fricción entre los huesos durante el movimiento, así como la de ejercer de amortiguación frente a los impactos provocados por los movimientos como correr, saltar o caminar.

  • Meniscos

Los meniscos son estructuras de cartílago formado por tejido fibroso. Tienen forma de media luna y están situados entre el fémur y la tibia. Los meniscos también tienen una función de amortiguación. A su vez, proporcionan estabilidad y ayudan a distribuir el peso de manera uniforme en la articulación de la rodilla.

anatomía rodilla

Una característica importante del tejido de la articulación de la rodilla es que carece de vasos sanguíneos. Esto limita su capacidad de reparación. Por ello, lesiones o alteraciones como la condropatía rotuliana pueden ser causa del deterioro del cartílago. Esta afección del cartílago provoca dolor en la zona de la rodilla y limitación de la movilidad. Por ello, es importante identificar los síntomas para establecer un tratamiento adecuado que ayude a mantener la salud y la funcionalidad de la articulación.

Principales causas de la condropatía rotuliana

Sus causas son diversas y pueden estar influenciadas por diferentes factores. A continuación, vamos a ver las más frecuentes:

Problemas de alineación de la rótula

Una de las causas principales de la condropatía rotuliana es la mala alineación de la rótula. Esta ocurre cuando la rótula no se desliza correctamente en el surco femoral, lo que provoca una distribución desigual de la presión en el cartílago. La alineación incorrecta puede deberse a factores congénitos. En deportistas aumenta el riesgo de desarrollarse por una mala técnica en la ejecución del ejercicio. Esto es especialmente frecuente si el deporte requiere movimientos repetitivos como el running.

 

causas condropatía rotuliana

 

La mala alineación puede ocasionar el síndrome femoropatelar, también conocido como síndrome de dolor patelofemoral. Es una lesión que causa dolor en la parte frontal de la rodilla, alrededor y detrás de la rótula (patela). El síndrome femoropatelar ocurre cuando hay una alteración en la alineación o el movimiento de la rótula en relación con el fémur, lo que genera fricción y deterioro del cartílago en la articulación patelofemoral.

Traumatismo por golpe en la rodilla

Un traumatismo en la rodilla también puede causar condropatía rotuliana por provocar un daño en el cartílago de la rótula. El traumatismo puede estar provocado por un fuerte golpe en la rodilla, por una caída o por un accidente.

Estas lesiones por impacto pueden ser agudas o acumulativas, resultando en un deterioro gradual del cartílago si no se tratan adecuadamente. Por este motivo, la condropatía rotuliana puede ser frecuente en deportes de impacto o en actividades cotidianas como subir y bajar escaleras.

Sobrecarga por movimientos repetitivos

Los ejercicios que implican movimientos repetitivos pueden provocar sobrecarga de rodillas. La causa es la presión constante ejercida durante el ejercicio sobre la rótula, lo cual puede desgastar el cartílago con el tiempo. Si no se reconduce la dolencia con un tratamiento adecuado, la afección puede llevar al desarrollo de condropatía rotuliana.

Esto es más frecuente en personas activas o en deportistas, especialmente en aquellos que practiquen deporte de impacto o ejercicios repetitivos como correr, saltar o cambios bruscos de dirección.

Debilidad muscular

La debilidad de la musculatura que rodea a la articulación puede aumentar el riesgo de condropatía rotuliana, especialmente cuando la falta de fuerza afecta al cuádriceps.

 

musculatura condropatía rotuliana

 

El cuádriceps es el músculo que se encuentra en la parte frontal del muslo. Juega un papel muy importante en la estabilización de la rótula. La debilidad del cuádriceps puede provocar una mala alineación y, con ello, un mayor estrés en la rótula. Los ejercicios de fuerza en piernas, con especial atención al cuádriceps, pueden ayudar en la prevención y tratamiento de esta causa.

Alteraciones biomecánicas

Los problemas de biomecánica o estructurales, como la mala alineación de las piernas, también pueden contribuir a la condropatía rotuliana. Por ejemplo, una desviación en el eje de las piernas (piernas arqueadas o valgas) puede alterar la mecánica de la rodilla, provocando una presión indebida en el cartílago de la rótula con el movimiento.

Otros factores

En muchos casos, la condropatía rotuliana tiene su origen en la combinación de diferentes causas:

  • Sobrepeso: debido al aumento de carga o estrés en las rodillas.
  • Uso de calzado inadecuado: el calzado influye en la biomecánica del pie y en la amortiguación de todo el cuerpo.
  • Mala planificación del entrenamiento: especialmente por cargas o intensidad excesivas o por no realizar un calentamiento y ejercicios de estiramiento adecuados como parte de la rutina de deporte.

 

Principales síntomas de la condropatía rotuliana

La condropatía rotuliana origina diferentes síntomas, como dolor en la zona, debilidad y limitación del movimiento según el grado de la lesión. Si presentas alguno de los siguientes síntomas, es conveniente que consultes a tu médico para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados:

–        Dolor de rodilla

Es muy común que esta dolencia se manifieste con dolor en la zona frontal de la rodilla, justo debajo de la rótula. El dolor puede presentar diferente grado de intensidad, desde una molestia leve a un dolor más agudo que dificulte el movimiento.

Estas molestias se hacen más intensas con el esfuerzo y al realizar movimientos de flexión, como subir y bajar escaleras, arrodillarse o al estar sentado durante mucho tiempo.

–        Chasquidos de rodilla

Con frecuencia, la condropatía rotuliana origina sonidos como chasquidos o crujidos al mover la rodilla. Estos sonidos son conocidos como crepitaciones y se perciben al doblar y estirar la rodilla. Aunque no siempre causan dolor pueden ser un síntoma de que la articulación presenta una dolencia.

–        Falta de estabilidad

Como consecuencia de la debilidad que causa la condropatía rotuliana, puedes sentir cierta inestabilidad o debilidad de la pierna. Esto puede dificultar la marcha o la realización de ejercicios. Ante esta falta de estabilidad, es importante que tengas precaución para evitar caídas.

–        Inflamación de rodilla

La inflamación alrededor de la rótula es un síntoma de la condropatía rotuliana que puede ser palpable, visible y agravarse con los movimientos según el grado de la lesión.

El diagnóstico de la condropatía rotuliana debe ser realizado por un médico. El especialista realizará un examen físico para evaluar alteraciones como la inflamación.

Para apoyar el diagnóstico, el médico puede solicitar pruebas de imagen como la resonancia magnética o la radiografía.

 

Tratamiento de la condropatía rotuliana

El tratamiento de la condropatía varía en función del grado de la lesión.

La fisioterapia forma parte fundamental de la rehabilitación. Suele establecerse un programa de ejercicio de bajo impacto como la natación o el ciclismo. Es importante complementar con ejercicios de fuerza muscular, especialmente del cuádriceps, y de estiramientos para mejorar la flexibilidad.

 

tratamiento condropatía rotuliana

 

Como tratamiento farmacológico para la lesión, el médico puede prescribir analgésicos y antiinflamatorios orales para aliviar la inflamación y el dolor.

Los medicamentos antiinflamatorios tópicos con efecto calor están indicados para tratar el dolor muscular y articular.

 

 

curar condropatía rotuliana

 

En algunos pacientes con lesión de cartílago, se podrían valorar las inyecciones de ácido hialurónico con la finalidad de lubricar la articulación.

En los casos más graves, sería necesario cirugía como la artroscopia o la alineación de la rótula.

Otras recomendaciones para su tratamiento y prevención

  • Evita el sobrepeso y mantén un peso saludable.
  • Lleva una vida activa y realiza ejercicio moderado con frecuencia.
  • Completa tu rutina de entrenamiento con ejercicios de fuerza y estiramientos.
  • Si tienes algún problema de rodilla, evita deportes de impacto o repetitivos como correr.
  • Utiliza calzado adecuado para la anatomía de tu pie y el deporte que prácticas.
  • En caso de lesión, la rehabilitación adecuada y los ejercicios específicos pueden mejorar significativamente los síntomas y la función de la rodilla

 

crema antiinflamatoria

Radio Salil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada para aliviar el dolor muscular y articular. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Picture of Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Causas de la astenia primaveral y recomendaciones para su alivio
Contractura en los músculos de la cadera: causas, síntomas y tratamiento
Cansancio muscular en las piernas: principales causas, síntomas y remedios para su alivio
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email