Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Dolor de aductor

En los últimos años, los deportes han evolucionado tanto a niveles amateur como de competición y, con ello, las...
Contenidos de este árticulo

En los últimos años, los deportes han evolucionado tanto a niveles amateur como de competición y, con ello, las exigencias de los músculos, tendones y ligamentos de los deportistas que los practican. De hecho, la práctica deportiva ha aumentado y, también, la frecuencia de entrenamiento, la duración y la intensidad. Esto aumenta las lesiones por sobreesfuerzo o uso excesivo del sistema musculoesquelético. Aproximadamente, un 30% de estas lesiones afectan a los tendones o ligamentos y el dolor en la zona de los aductores es una afección común. En POR UNA VIDA ACTIVA vamos a profundizar en el dolor de aductor, sus principales causas, tratamiento y su prevención.

Dolor de aductor

Dolor de aductor.

Las actividades cotidianas en el día a día, el ejercicio físico intenso en el deporte, el envejecimiento… dan lugar a un sobreesfuerzo que, con frecuencia, afectan a los tendones, músculos, ligamentos o huesos.

La cadera es una zona frecuentemente afectada y que refleja dolor de aductor. Está formada por la articulación coxofemoral. Es una unión anatómica que presenta movilidad igual que otras articulaciones como el hombro o la muñeca. De hecho, la cadera es capaz de moverse en tres planos de movimiento diferentes y realizar el movimiento de abducción, flexión, extensión y rotación.

estiramientos aductor

Los músculos aductores de cadera se originan e insertan en diferentes partes de la pelvis. Es la musculatura aductora la que se encargan de dirigir la pierna hacia la línea media del cuerpo. Este es el movimiento contrario a la abducción que realizan los músculos del glúteo.

  • Aductor mayor:

Es el músculo más grande de todos y tiene su origen en la rama isquiopubiana y en la tuberosidad isquiática. Tras su origen, se dirige hacia la parte inferior y se inserta en el fémur en la línea áspera y en el cóndilo.

  • Aductor medio:

El músculo aductor medio se origina en el ángulo del pubis y también presenta su inserción en el fémur, pero en la zona media.

  • Aductor menor:

El músculo aductor mayor se origina en la rama del pubis y el isquion y se inserta cerca del músculo pectíneo y aductor medio.

fisionomía aductor

El tendón está formado por tejido conectivo de textura fibroelástica que une el músculo con el hueso. Los ligamentos son fibras conectivas fuertes que conectan músculos entre sí.

En la articulación de cadera encontramos diferentes huesos: huesos coxal, también denominado acetábulo y la cabeza del fémur.

Ambos huesos de la cadera están recubiertos por un cartílago llamado cartílago hialino. Este cartílago se caracteriza por ser muy resistente, lo cual es necesario para soportar la alta presión en esta zona. Además, proporciona a los huesos superficies lisas en la que poder deslizar para permitir el movimiento.

Cuando aparece una lesión en puede provocar síntomas, es decir, ser sintomática, o no y ser asintomática.

Las lesiones asintomáticas se relacionan con roturas parciales por degeneración de los tejidos. Cuando la lesión es sintomática aparece dolor crónico localizado en la zona de la lesión. Este es el caso frecuente de las lesiones de aductores.

Movimientos de aducción.

Las dos partes del cuerpo que realizan movimientos de aducción son las articulaciones del hombro y de la cadera.

En el hombro, los músculos que intervienen en los movimientos de aducción del brazo son el romboides, el pectoral mayor, el dorsal ancho y el redondo mayor.

En la cadera, los músculos permiten los movimientos de la pierna. Los que intervienen en los movimiento de aducción de la pierna son los músculos aductores que hemos visto anteriormente.

¿Por qué aparece el dolor de aductores?

El dolor de aductor suele ser consecuencia de una lesión prevalente. Es muy común en deportistas en temporada de competición o cuando el entrenamiento tiene cargas de intensidad muy altas. Estas lesiones pueden impedir los movimientos e, incluso, el entrenamiento.

ejercicios aductores

El dolor de aductores puede estar causado por múltiples factores y puede afectar a diferentes estructuras de la articulación donde se da el movimiento, aunque con mayor frecuencia se da en la parte interna de la ingle y la pierna.  De manera común, suele deberse al exceso de fuerzas por el movimiento que conllevan la compresión, fricción, tracción y repetición en la zona y de manera repetitiva.

Si esto afecta al tendón o músculos y no hay una buena gestión de las cargas y fuerzas, hará que el sistema musculoesquelético de la zona del pubis se resienta y que acabe apareciendo una lesión en la zona que origine dolor de aductores.

Cuando hay un proceso inflamatorio que afecte al tendón se denomina tendinitis; cuando la lesión es de tipo degenerativa se denomina tendinopatía. Tanto las tendinopatías como las tendinitis son frecuentes en deportes que implican cambios de dirección, aceleración y desaceleración y patadas. Esto es propio de modalidades deportivas como futbolistas, jugadores de hockey, corredores, bicicleta, equitación, gimnasia y natación. El principal motivo es que estos deportes implican movimientos repetitivos que suponen una fuerte presión para el tendón aductor y demás tejidos musculoesqueléticos de la zona de la cadera y el pubis. De hecho, la mayoría de las lesiones agudas de los músculos de la ingle son indirectas, siendo las lesiones directas poco frecuentes.

Factores que predisponen a sufrir dolor de aductor.

Podemos diferenciar diferentes factores que propician la aparición de dolor de aductor. Esta clasificación se establece en función de si los factores son de origen intrínseco o extrínseco:

Factores intrínsecos que originas dolor de aductor:

  • Tendinopatías por isquemia:

Muchos estudios hacen referencia a la isquemia como principal causa de dolor de aductor. Esto aparece cuando el tendón está sometido a su carga máxima o cuando está comprimido por la prominencia de un hueso.

Como consecuencia y cuando el tendón distiende se liberan radicales libres que da lugar a estrés oxidativo en las células que componen los tendones. Esta afectación celular altera la síntesis de colágeno que compone el tendón, así como los procesos reparadores y, con ello, se da el debilitamiento del tejido.

  • Biomecánica y desequilibrios:

Los antecedentes estructurales como alteraciones de la biomecánica, el sobrepeso o desequilibrios de los grupos musculares también propician el dolor de aductor.

  • Sexo:

Las mujeres son más proclives a sufrir dolor de abductor por tendinopatías. Esto se debe a que el músculo tendinoso femenino presenta menos capacidad para absorber impactos y por desajustes hormonales.

  • Edad y enfermedades:

Las enfermedades metabólicas influyen en la calidad de los tejidos. Este es el caso de enfermedades como la diabetes, la dislipemia o la hipertensión.

Por otro lado, algunos medicamentos pueden afectar a la salud de músculos, tendones y huesos. Esto también ocurre cuando se llevan malos hábitos como fumar.

Motivos y factores extrínsecos que originas dolor de aductor:

  • Entrenamiento excesivo o mal planificado.

La principal causa externa del dolor de aductores se relaciona con un entrenamiento excesivo o mal planificado, en el que no se da una progresión adecuada de la intensidad y cargas.

Esto puede darse cuando se aumenta en exceso el tiempo de trabajo o cuando los periodos de descanso son demasiado cortos y no permiten una correcta recuperación.

La sobrecarga también puede ser motivo de contractura en las piernas.

  • Superficie de entrenamiento.

La superficie donde se da el entrenamiento de manera habitual también influye en la aparición de dolor de aductores. Esto es característico del entrenamiento en superficies muy duras o cuando se cambia de tipo de superficie con demasiada frecuencia.

En esta línea, también cabe destacar la importancia de un calzado adecuado para llevar a cabo el tipo de ejercicios que compone la actividad. El calzado también debe ser acorde a la superficie.

Para valorar y prevenir los daños por factores externos, es muy importante realizar un análisis biomecánico del cuerpo y de los ejercicios implicados en la disciplina deportiva. También es interesante realizar un estudio de antecedentes y de los condicionantes externos para reducir su grado de influencia en los deportistas y al realizar otras acciones.

Cuando el sistema musculoesquelético, especialmente la musculatura y tendones, no son capaces de soportar una secuencia de trabajo y cargas externas, hay que entrenar de manera acorde. Es decir, el entrenamiento debe adaptarse al ritmo de trabajo y respetar el tiempo de recuperación.

Tratamiento del dolor de aductor

Cuando la lesión es aguda, puedes aplicar hielo en la zona, especialmente en caso de inflamación.

Podrían ayudarte el masaje con utensilios como el rodillo.

En caso de que el dolor no remita, será necesario que acudas al médico para hacer un diagnóstico. El especialista podría realizar pruebas como la ecografía o la resonancia magnética.

La fisioterapia acelerará la velocidad de recuperación de las contracturas y lesiones de la zona.

Consejos para prevenir molestias y dolor de aductores:

  • Si notas molestia o dolor en la zona de la ingle, consulta a tu médico especialista para valorar los síntomas, hacer un diagnóstico si se trata de una patología y establecer, en su caso, un posible tratamiento.
  • Cuando se da una lesión, es importante acudir a un fisioterapeuta. Los masajes de fisioterapia ayudan a la correcta recuperación.
estiramientos aductores
  • El dolor de aductores puede venir por descompensaciones en otras zonas del cuerpo, como pérdida de la musculatura de la pierna, problemas de rodilla o de la pisada. Por ello, puede resultar interesante realizar un estudio biomecánica para reducir su impacto en el movimiento.
  • En caso de lesión es muy importante respetar el tiempo de reposo y ajustar el ritmo y la intensidad del entrenamiento. El dolor de aductores puede irradiarse a otras partes de la pierna como el muslo. Recuerda que el sobreentrenamiento puede ser una de las causas.
  • Un entrenador personal puede darte las recomendaciones y pautas para realizar entrenamientos adecuados.
  • Es importante combinar el entrenamiento aeróbico o de resistencia, como la carrera o el atletismo, con entrenamiento de fuerza en casa o en el gimnasio. Unos abdominales tonificados ayudan a aliviar la tensión en otras zonas.
  • No olvides comenzar tus entrenamientos con calentamiento y terminara con estiramientos para reducir la rigidez.
crema antiinflamatoria

Radiosalil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada en caso de dolores musculares y articulares. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este árticulo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Lesiones frecuentes en corredores: síndrome de la cintilla iliotibial.
Contractura intercostal: causas, síntomas, tratamiento y fisioterapia
Contractura del trapecio: causas, síntomas, tratamiento y ejercicios
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email