Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Dolores articulares por la menopausia

La menopausia es el cese, de manea permanente, de la menstruación. Es un proceso inherente al ciclo de la...
Contenidos de este árticulo

La menopausia es el cese, de manea permanente, de la menstruación. Es un proceso inherente al ciclo de la vida de la mujer y que, por tanto, forma parte de su fisiología normal. Sin embargo, la menopausia y premenopausia puede considerarse determinante para las mujeres en esta etapa de la vida y la manera en que les afecta varía de unas a otras. En este artículo de POR UNA VIDA ACTIVA vamos a profundizar en la menopausia y sus síntomas. En especial, nos centraremos en los dolores articulares por la menopausia derivados de los cambios hormonales. También proporcionaremos consejos para aliviar sus síntomas.

dolor de cabez

¿Qué es la menopausia?

La menopausia se define como el cese de la menstruación durante 12 meses consecutivos sin que se de ninguna otra causa.

Es un proceso que se da de manera natural en la mujer cuando se reduce la actividad de los ovarios. Esto provoca unos cambios hormonales que alteran el ciclo menstrual y el metabolismo y provocan la pérdida de fertilidad y la aparición de otros síntomas vasomotores y urogenitales.

En la menopausia, el aparato reproductor femenino reduce la producción de hormonas, especialmente estrógeno y progesterona.

La menopausia pasa por diferentes etapas. La perimenopausia es el periodo inicial de transición y dura unos 5 años.

¿A qué edad aparece la menopausia?

La menopausia se presenta normalmente entre los 45 y los 55 años, por lo que la media de edad son los 50 años.

Cuando la menopausia aparece antes de los 40 años se conoce como menopausia precoz. Esto puede deberse a múltiples factores tanto naturales como externos: enfermedades, tabaquismo, bajo índice de masa corporal, genética…

¿Cuáles son los principales síntomas de la menopausia?

Tanto en las fases iniciales como durante la propia menopausia, se dan diferentes síntomas. Algunos, como los sofocos, son síntomas comunes. Pero hay otros que varían de una mujer a otra.

  • Alteraciones de la menstruación:

La menopausia comienza con alteraciones de los ciclos menstruales. Estos pueden alargarse o acortarse en función de cada caso. También puede variar el flujo, que puede aumentar o disminuir.

  • Sofocos y sudoración nocturna:

Los sofocos son uno de los síntomas más característicos. También es común la sudoración nocturna. Son síntomas vasomotores que se han asociado con la bajada de estrógenos.

Aparecen como una sensación de calor que se percibe, principalmente, en la parte superior del torso, el cuello y la cara. Normalmente van acompañados por un aumento de la sudoración.

Su aparición y duración varía de unas mujeres a otras, pero suelen ser durar unos 5 minutos. Cuando aparecen durante el sueño se conocen como sofocación nocturna. Estos episodios pueden provocar insomnio y, por tanto, afectar a la calidad de vida.

sofocos

Hay que tener en cuenta que factores como el estrés, los climas calurosos, la ropa ajustada o las comidas calientes pueden propiciar su aparición por lo que conviene evitarlos.

  • Alteraciones vaginales:

En premenopausia y menopausia son frecuentes las alteraciones vaginales con síntomas como la sequedad, la irritación, el picor o el escozor. Estos síntomas aparecen en un alto porcentaje de mujeres y se relacionan con la atrofia vaginal asociada a la menopausia.

  • Alteraciones urinarias:

Aunque en esta etapa de la vida hay una aumento de la incontinencia urinaria, no está claramente relacionada con la menopausia, aunque sí con otros factores mecánicos de base como las operaciones ginecológicas o la obesidad.

Este trastorno también puede aumentar la tendencia a infecciones urinarias que se pueden relacionar con la incontinencia urinaria o cambios en la microbiota vaginal entre otros factores.

  • Cambios en el estado de ánimo:

Tradicionalmente se ha relacionado la menopausia con mayor tendencia a la irritabilidad, a los cambios de humor, a la depresión o la ansiedad. Sin embargo, no se ha establecido una relación clara ni que estos cambios de humor se den en la mayoría de las mujeres.

  • Disminución de la libido:

La disminución del deseo sexual puede relacionarse con los cambios hormonales, pero también con otros factores como el estado de ánimo, la sequedad vaginal o alteraciones vulvovaginales relacionadas con la bajada de estrógenos.

  • Cambios en la piel:

A partir de los 50 años, el envejecimiento cutáneo y la menopausia se relacionan con una disminución de la producción y contenido de colágeno de la piel, así como del grosor y estructura de la dermis. Esto promueve la flacidez, la aparición de arrugas y su profundidad, así como una mayor tendencia a la sequedad cutánea.

cambios hormonales menopausia

No obstante, además de los cambios hormonales, todos estos factores están claramente influenciados por el estilo de vida y la exposición solar.

  • Caída de cabello:

Tanto la pérdida de cabello como la disminución del vello facial se han relacionado con la disminución de los estrógenos.

  • Problemas de la musculatura, óseos y articulares:

La pérdida de masa ósea y musculatura promueve el desgaste de las articulaciones originando dolores y molestias como explicaremos a continuación.

¿Por qué aparecen dolores en las articulaciones por la menopausia?

Los estrógenos actúan como hormonal estimulantes y protectores de las articulaciones y huesos. Estas hormonas promueven la formación y el mantenimiento de los huesos. Con la menopausia, disminuye drásticamente la producción de estrógenos lo cual propicia la aparición de diferentes enfermedades de las articulaciones.

Las enfermedades de las articulaciones más frecuentes son:

  • La osteoporosis.
  • La artrosis.
  • La artritis.

Osteoporosis y menopausia.

La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza porque disminuye el tejido óseo normal lo cual origina una pérdida de la densidad de los huesos. Esto disminuye la resistencia de los huesos y los hace más susceptibles a las fracturas por golpes o cargas.

El hueso es un tejido vivo que está se renueva constantemente.

  • La formación ósea es el proceso por el que se forma hueso nuevo.
  • La reabsorción ósea es el proceso por el que se destruye hueso envejecido.

Existe un equilibrio entre la formación y la reabsorción ósea. Cuando se rompe este equilibrio aparece osteoporosis. Esto puede ocurrir tanto porque disminuya la formación de hueso, porque aumente su reabsorción o por ambas a la vez.

Osteoporosis y menopausia

Cuando la osteoporosis aparece, los huesos se caracterizan por ser más porosos, delgados y frágiles. Por ello, resisten en menor medida los golpes y traumatismos. En personas con osteoporosis son más frecuentes las fracturas, especialmente de muñecas, cadera y vértebras.

En la mujer, el pico máximo de calcio en los huesos se de entre los 20 y los 30 años y es el que mantendrá el resto de la vida. Por ello, la alimentación, la práctica de ejercicio y los hábitos de vida saludables desde edades tempranas son fundamentales para la salud ósea de toda la vida.

Si con la llegada de la menopausia se detecta la aparición de osteoporosis, es necesario llevar un control médico y establecer un tratamiento en los casos necesarios.

La osteoporosis no provoca síntomas detectables hasta que se da una rotura. Por ello, importante detectarla a tiempo mediante un control. Este control se lleva a cabo por un método denominado densitometría ósea, el cual aporta información sobre la salud de los huesos.

Artrosis y menopausia.

La artrosis es una enfermedad relacionada con el desgaste del cartílago y de los huesos. El cartílago es un tejido que actúa como amortiguación entre huesos y articulaciones por lo que su desgaste o desaparición provoca dolor, inflamación, rigidez e, incluso, deformidad.

Las zonas del cuerpo con más tendencia a presentar artrosis en las articulaciones son la columna vertebral, las rodillas, las caderas y los dedos.

En la mujer, es muy frecuente la artrosis de las manos que se manifiesta con dolores articulares en los dedos, especialmente en aquellas que realizan actividades repetitivas o de fuerza con las manos.

Artrosis y menopausia

Como tratamiento médico, existen fármacos orales y medicamentos tópicos que enlentecen la progresión de la artrosis o que alivian sus síntomas en las articulaciones.

No obstante, para prevenir la artrosis se recomienda mantener un peso adecuado y realizar actividad física de bajo impacto que no comprometa las articulaciones.

Artritis y menopausia.

La artritis reumatoide es un tipo de artritis. Es la que se da con más frecuencia y se caracteriza por dolor en las articulaciones.

Los dolores aparecen sobre todo por las mañanas y suelen venir acompañados de rigidez, entumecimiento, hormigueo e hinchazón.

Sobre todo, se da en las articulaciones de las muñecas, las manos, los codos, las rodillas, los hombros y los pies.

Aunque es más frecuentes en mujeres tras la menopausia, puede darse en cualquier etapa de la vida y en el hombre.

La artritis es una enfermedad autoinmune, por lo que el sistema inmunitario ataca a los tejidos como articulaciones y otros órganos como la piel, los pulmones y el corazón.

Consejos para prevenir y aliviar los dolores en las articulaciones en la menopausia.

A continuación, te detallamos algunas medidas de prevención y consejos que juegan un importante papel para aliviar los dolores articulares:

  • Practica actividad física de manera regular, pero evita los ejercicios de alto impacto como correr o saltar. Una buena opción es la natación y los deporte de fuerza como las pesas. También te ayudarán a fortalecer tus músculos.
actividad física
  • Mantén tu peso adecuado y evita el sobrepeso y la obesidad. Para ello, puedes consultar a un nutricionista que te ayuda a establecer una dieta adecuada y los alimentos que te ayuden a bajar de peso en caso necesario.
  • Comprueba tus niveles de vitamina D. Para aumentar su síntesis, puedes tomar unos minutos el sol con moderación y en las primeras horas de la mañana.
tomar el sol
  • Evita malos hábitos como el tabaquismo ya que multiplica el riesgo de sufrir enfermedades articulares.
  • Realiza un control de la osteoporosis para valorar la salud de tus huesos.
  • Si estás atravesando la menopausia y notas dolor articular u otros síntomas o efectos secundarios consulta a tu médico traumatólogo o reumatólogo para obtener un diagnóstico adecuado y su correspondiente tratamiento.
  • La fisioterapia puede ayudarte a aliviar el dolor articular.
crema antiinflamatoria

Radio salil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada en caso de dolores musculares y articulares. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Picture of Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Cansancio muscular en las piernas: principales causas, síntomas y remedios para su alivio
Periostitis tibial: causas, tratamiento y prevención
¿Qué es la condromalacia rotuliana y cómo tratarla?
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email