Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Hernia discal. Ejercicios prohibidos.

La hernia discal es una de las alteraciones más frecuentes de la columna vertebral. Las hernias discales causan dolor...
Contenidos de este árticulo

La hernia discal es una de las alteraciones más frecuentes de la columna vertebral. Las hernias discales causan dolor de espalda, entumecimiento y limitación del movimiento. Aunque algunos ejercicios están indicados porque pueden mejorar sus síntomas, otros no y se consideran “ejercicios prohibidos”. En POR UNA VIDA ACTIVA vamos a profundizar en la hernia discal lumbar y a conocer qué ejercicios están recomendados y cuáles no en caso padecer de hernia de disco.

 class=

¿Qué es la hernia discal lumbar?

La hernia discal lumbar es una enfermedad que afecta a la columna lumbar. En esta patología, el disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa, lo cual ocasiona una presión en el nervio que provoca un fuerte dolor lumbar.

Si la hernia de disco tiene un gran volumen y comprime varios nervios puede llegar a producir un síndrome conocido como cola de caballo. En este caso, sería necesaria una intervención quirúrgica de urgencia.

¿Cuáles son los síntomas de la hernia discal lumbar?

Los síntomas de la hernia discal lumbar dependen de si la hernia presiona un nervio o no. Si la hernia no afecta a un nervio puede llegar a ser asintomática. Pero si lo hace, los síntomas se presentan de manera aguda e intensa. Además, aparecen de manera repentina cuando se da la rotura discal o la presión de la médula o los nervios por parte de la hernia.

Las hernias pueden aparecer en otras zonas de la columna vertebral y provocar dolor en diferentes zonas de la espalda, siendo frecuentes también en la zona de las cervicales.

Diferencia hernia discal lumbar y cervical.

  • Hernia discal lumbar: presenta dolor en la espalda lumbar, el glúteo, la pelvis, el muslo y la pantorrilla.
  • Hernia discal cervical: presenta dolor en el cuello, el hombro y el brazo.

La hernia discal lumbar aparece como un dolor de ciática que puede abarcar la espalda (lumbago), glúteos, caderas y llegar hasta el pie. Este dolor va acompañador de debilidad muscular, hormigueo (parestesia) y entumecimiento, que son síntomas característicos de problemas neurológicos.

El síntoma más característico de la ciática es el dolor irradiado a la piernas o extremidad inferior. La zona a la que se irradia el dolor depende del nervio afectado. Normalmente se produce una pérdida de fuerza en la pierna afectada.

El dolor aumenta con el movimiento, especialmente al sentarse. Aunque también es muy intenso cuando se está de pie y quieto. En muy raras ocasiones puede originar incontinencia urinaria.

¿A quién afecta la hernia discal lumbar?

Como hemos comentado, la hernia discal afecta a los discos intervertebrales de la columna vertebral. Estos discos tienen la función de servir como amortiguación a las vértebras de la columna vertebral y pueden dañarse por un esfuerzo o impacto brusco o por el paso de los años.

En muchos casos, la hernia de disco se asocia al desgaste por el envejecimiento de la columna vertebral. Pero hay otros factores que propician la aparición de hernia de disco como el sedentarismo, el sobrepeso, las malas posturas, las actividades repetitivas, cargar peso de forma inadecuada o el tabaquismo.

También puede estar provocado por el deporte, especialmente en aquellas modalidades más repetitivas o en el levantamiento de pesas.

Por tanto, la hernia discal puede aparecer tanto en hombres como en mujeres de cualquier edad. No obstante, la afectación más común es en personas de entre 30 y 50 años, lo cual conlleva una interrupción de su vida activa tanto laboral como cotidiana.

¿Cuál es el tratamiento de la hernia discal lumbar?

En la mayoría de los casos, la hernia de disco no requiere cirugía y el dolor remite con el tratamiento y los medicamentos adecuados. No obstante, el torno al 10% de los pacientes con hernia discal puede llegar a necesitar una intervención quirúrgica. En todos los casos, el tratamiento y diagnóstico debe estar establecido por un médico especialista.

Los medicamentos buscan aliviar el dolor y recuperar la correcta funcionalidad de la columna vertebral.

Cuando aparece dolor por hernia de disco es muy intenso, por lo que los ejercicios difícilmente puedan practicarse para su alivio. Una vez el dolor ha remitido, sí resulta muy interesante realizar un programa de ejercicios enfocados a recuperar la estabilidad y la movilidad de la columna vertebral.

No obstante, no todos los ejercicios son adecuados en caso de hernia discal lumbar. Existen una serie de ejercicios que están contraindicados y se consideran “ejercicios prohibidos”.

Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar.

Los ejercicios prohibidos en caso de padecer hernia discal lumbar son aquellos que suponen una alta carga para la columna vertebral o que requieren la rotación o flexión de la columna y articulaciones. Esto se debe a que aumenta la compresión vertical de la columna, lo cual puede empeorar la progresión.

  • Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar: abdominales clásicos.

Los abdominales clásicos pueden exigir el trabajo de la espalda y la zona lumbar, especialmente cuando la técnica no es la correcta.

Tampoco debes practicar aquellos que requieren rotaciones como el twist ruso, los que son muy intensos, como las flexiones, o las hiperextensiones de espalda.

 class=
  • Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar: ejercicio de prensa y sentadillas con peso.

El levantamiento de peso supone una alta carga para la zona del CORE y la zona lumbar.

 class=
  • Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar: ejercicio Superman

El ejercicio Superman es un ejercicio para el fortalecimiento de la espalda que podría ser contraproducente en caso de hernia por aumento de la compresión.

 class=
  • Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar: ejercicio de press militar.

Tanto el press militar de hombros como otros ejercicios que se basen en levantar peso por encima de la cabeza están contraindicados en la hernia discal.

 class=
  • Ejercicios prohibidos en la hernia discal lumbar: ejercicio de rotación y flexión de columna.

Este ejercicio es común en programa de estiramiento de las piernas, pero el movimiento de flexión y de rotación provoca un aumento de la presión en el disco intervertebral.

 class=

Ejercicios recomendados en la hernia discal lumbar.

Aunque haya que evitar determinados ejercicios, como los que hemos visto, un buen programa de entrenamiento adaptado a las necesidades ayudará a recuperar la funcionalidad de la columna vertebral. Además, mejorará la fuerza de la zona, evitará una compensación que pueda propiciar la lesión y proporcionará estabilidad, flexibilidad y movilidad.

En caso de cirugía, será el médico quien determine cuándo se podrá comenzar a realizar los ejercicios en función de la condición del paciente.

  • Ejercicio recomendado en la hernia discal lumbar: estiramiento de espalda en rotación de tronco.

Se realiza tumbado boca arriba sobre una colchoneta o esterilla con los brazos estirados a ambos lados del cuerpo.

Se flexionan la cadera y las rodillas y se dejan caer las piernas a un lado del cuerpo con movimientos controlados y lentos.

 class=
  • Ejercicio recomendado en la hernia discal lumbar: abdominales isométricos.

La plancha es un tipo de ejercicio abdominal isométrico que sí está indicado en caso de hernia discal. Para realizarla, colócate boca abajo y levanta el cuerpo recto, manteniendo el peso apoyado en los antebrazos y los pies.

Debes mantener esta postura unos segundos y realiza un descanso. Después, realiza varias repeticiones.

 class=
  • Ejercicio recomendado en la hernia discal lumbar: ejercicio en cuadrupedia.

Con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo en posición de cuadrupedia, elevamos a la vez un brazo y la pierna contraria.

Mantén esta postura unos segundos y vuelve a la posición inicial para realizar el mismo ejercicio con la otra pierna y brazo.

Este ejercicio ayuda a fortalecer los músculos del CORE y la zona lumbar.

 class=

Consejos y recomendaciones en caso de hernias o dolor de espalda.

  • Si tienes dolor de espalda y crees que podría tratarse de una hernia o u otros tipos de lesiones graves, consulta a tu médico especialista para establecer el tratamiento más adecuado.
  • Un entrenamiento adecuado que fortalezca la musculatura de la espalda ayuda a la reducción del riesgo de lesiones.
  • No olvides comenzar las sesiones de ejercicios con el calentamiento adecuado. Al terminar, realiza los estiramientos necesarios para aliviar la tensión.
  • Respeta los tiempo de reposo entre entrenamientos y sesiones de ejercicios.
  • Si notas molestias al practicar los ejercicios, consulta a tu entrenador o fisioterapeuta para valorar las técnicas de realización.
  • Cuida tu estilo de vida con hábitos saludables. Evita el sedentarismo y el tabaquismo. También es importante evitar el sobrepeso con una dieta adecuada y una vida activa.
 class=

Radiosalil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada en caso de dolores musculares y articulares. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Entrenamiento Pau Capell
Pau Capell, consejos de entrenamiento y prevención de lesiones
Deportista con dolor por pubalgia
Causas de la pubalgia del deportista, tratamiento y prevención
Tendinitis del bíceps: causas, tratamiento, ejercicios y prevención
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email