Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Causas de la pubalgia del deportista, tratamiento y prevención

La pubalgia es una lesión que afecta a la musculatura de la zona de la pelvis. Se caracteriza por...
Contenidos de este árticulo

La pubalgia es una lesión que afecta a la musculatura de la zona de la pelvis. Se caracteriza por dolor en la parte baja del abdomen y la ingle. La pubalgia causa molestias considerables y limitación del movimiento al realizar actividades, por lo que afecta a la calidad de vida. Con frecuencia afecta a deportistas y recibe el nombre de pubalgia del deportista. No obstante, puede afectar a cualquier persona debido al sobreesfuerzo y los movimientos repetitivos con los aductores y la musculatura cercana al pubis.

En POR UNA VIDA ACTIVA vamos a conocer los síntomas de la pubalgia, las causas y factores que predisponen padecerla, cómo se aborda con fisioterapia y osteopatía, su tratamiento y prevención.

 

pubalgia

 

¿Qué es la pubalgia del deportista?

La pubalgia también se conoce como el síndrome del pubis doloroso. Es una lesión que causa dolor en la zona del pubis y la ingle.

La pubalgia o síndrome del pubis doloroso se caracteriza por una inflamación de los músculos, tendones y ligamentos que se insertan en la sínfisis del pubis, que es la articulación que une los huesos del pubis.

 

Causas pubalgia anatomía 

Síntomas de la pubalgia

El síntoma más característico de esta patología es el dolor crónico en la zona de la ingle, bajo abdomen y la región del pubis. Este dolor es consecuencia de la inflamación de la musculatura, tendones o ligamentos y puede irradiarse al muslo.

Es frecuente que el dolor aumente cuando se realiza alguna actividad deportiva o física, especialmente aquellas que impliquen los movimientos de flexión, rotación y extensión de la cadera.

 

Prevencion pubalgia deportista 

Como consecuencia del dolor de ingle, los pacientes también pueden manifestar limitación y dificultad para caminar, correr o levantar peso.

Principales causas de la pubalgia del deportista

La pubalgia es una patología que puede tener factores y causas muy diversas:

  • Sobreesfuerzo o sobrecarga al practicar deporte.
  • Relación con desequilibrios en la musculatura del paciente.
  • Debilidad en la musculatura abdominal y del core.
  • Alteraciones posturales.
  • Traumatismos repetitivos.

Entre los deportes en los que hay más incidencia de esta patología se encuentran aquellos que implican cambios bruscos de dirección, aceleración o giros:

  • Pádel.
  • Tenis
  • Fútbol.
  • Hockey
  • Rugby
  • Atletismo

 

cómo prevenir pubalgia deportistas

 

Diagnóstico de la pubalgia del deportista

El diagnóstico de la pubalgia debe ser realizado por un médico que procederá a una exploración clínica.

En primer lugar, se realiza una evaluación física para conocer si está limitado el movimiento y el origen de los dolores. Es importante valorar todos los síntomas del deportista o paciente para poder descartar otras patologías.

Tras la evaluación física, el médico podría solicitar pruebas de imagen como la ecografía, radiografías o la resonancia magnética. La resonancia magnética ayuda a descartar otras patologías con síntomas similares como la hernia inguinal, las lesiones de cadera o los trastornos del tracto urinario.

 

Tratamiento lesiones antiinflamatorio crema

 

Radio Salil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada en caso de dolores musculares y articulares. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Tratamiento de la pubalgia

El tratamiento de la pubalgia tiene un objetivo doble:

  • Aliviar el dolor del paciente.
  • Restaurar la función de la zona para prevenir futuras lesiones y recurrencias.

En primer lugar, es recomendable realizar un reposo relativo. Se deberán interrumpir aquellas actividades que impliquen movilidad de la cadera y la zona de la pelvis.

La fisioterapia está indicada en la pubalgia. El objetivo es fortalecer los músculos abdominales y del suelo pélvico. También busca mejorar la flexibilidad y estabilidad de la pelvis. Para preparar el plan de fisioterapia es importante hacer un estudio de la biomecánica del paciente para detectar posibles alteraciones que puedan propiciar la aparición de esta lesión.

La fisioterapia para la pubalgia puede incluir las siguientes técnicas:

  • Terapia manual y masaje.
  • Electroterapia.
  • Técnicas de liberación miofascial.
  • Aplicación de frío y calor.

 

Prevención y tratamiento de la pubalgia en deportistas

A través de la osteopatía también se pueden abordar disfunciones biomecánicas y de los grupos musculares del paciente relacionadas con esta lesión. Los osteópatas trabajan para restaurar el equilibrio y la función óptima mediante técnicas manuales específicas.

La osteopatía se centra en evaluaciones precisas para identificar aquellas áreas que limitan el movimiento del paciente, desalineaciones de la musculatura y articulaciones que pueden dar lugar a la pubalgia. El objetivo es aliviar la tensión de los músculos y tejidos blandos para recuperar la función normal de las articulaciones afectadas. Esto ayudará a aliviar síntomas como el dolor y la inflamación.

 

Tratamiento pubalgia deportista

    

Es decir, no trata solo los síntomas locales. El tratamiento de la pubalgia en osteopatía se basa en una rehabilitación integral del paciente para prevenir la recurrencia de la lesión.

En casos graves o que no responden al tratamiento, puede ser necesaria la cirugía para reparar las estructuras afectadas. No obstante, este se considera un último recurso debido a los riesgos asociados y a la recuperación postoperatoria.

Consejos y prevención de la pubalgia del deportista

Como hemos visto, la pubalgia es una lesión que afecta a la región del pubis y la ingle, que causa dolor y que limita la movilidad. Puede afectar tanto a deportistas como a personas activas y requiere un enfoque integral con reposo, fisioterapia y corrección biomecánica.

Para facilitar el retorno a la actividad física de forma segura es fundamental tomar medidas de prevención para mantener la salud y un rendimiento óptimo.

  • Antes de realizar cualquier deporte o actividad física, es muy importante que realices un calentamiento adecuado con ejercicios específicos que te ayuden a preparar los músculos del pubis y la ingle.
  • Ejercicios de fortalecimiento. Sea cual sea la actividad física que practiques, debes completar tu rutina de entrenamiento con ejercicios de fuerza específicos para todos los grupos musculares. Para prevenir la pubalgia, son importantes los ejercicios de fortalecimiento del core, los músculos aductores, abdominales y de la pelvis.
  • Estiramientos y ejercicios de flexibilidad. La falta de flexibilidad puede originar tensión en los músculos y ligamentos aumentando el riesgo de lesión del deportista. Por ello, debes realizar estiramientos con movimientos suaves y controlados como parte final de tu entrenamiento.
  • Cuida la técnica. Cuando practiques deporte, asegúrate de realizar los ejercicios con la técnica adecuada para evitar tensión en la zona de la pelvis o la ingle que pueda aumentar el riesgo de lesión.
  • Respeta los tiempos de reposo y recuperación. Tus músculos necesitan un tiempo para la recuperación tras el ejercicio. Programa tu entrenamiento respetando el tiempo de descanso y cuida las horas de sueño.
  • Cuida tu alimentación. Una dieta equilibrada ayuda a cuidar tus músculos y articulaciones.
  • Consulta a un especialista. Ante cualquier dolor o sospecha de lesión acude a tu médico o fisioterapeuta.
Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Entrenamiento Pau Capell
Pau Capell: consejos de entrenamiento y prevención de lesiones
Tendinitis del bíceps: causas, tratamiento, ejercicios y prevención
Sobrecarga del tibial anterior: lesiones frecuentes asociadas al dolor en la espinilla
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email