Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Icono LV

Dolor de codo: lesiones más frecuentes y tratamiento

El dolor de codo es una de las lesiones que con más frecuencia se da en deportes con alta...
Contenidos de este árticulo

El dolor de codo es una de las lesiones que con más frecuencia se da en deportes con alta implicación de articulaciones superiores como el tenis, el golf o el béisbol. En POR UNA VIDA ACTIVA vamos a conocer las principales causas, los síntomas y tratamientos del dolor de codo.

dolor de codo

Anatomía de la articulación del codo.

El codo es la articulación de la extremidad superior que está situada entre el brazo y el antebrazo.

El codo es una tipo de articulación sinovial. Esto significa que es la unión entre huesos que tienen diferentes superficies articulares. En el interior de la articulación hay una sustancia de consistencia viscosa que se llama líquido sinovial. Este líquido sinovial permite el correcto deslizamiento de los huesos y evita el roce entre los diferentes componentes y tejidos de la articulación. Gracias al líquido sinovial podemos realizar los movimientos de manera suave.

La articulación del codo también se considera una articulación en bisagra ya que permite el movimiento en un solo plano.

En la articulación del codo se da la inserción de huesos, cartílago tendones y ligamentos. El nervio cubital pasa detrás del epicóndilo medial en la parte interior o del dorso del codo.

Huesos del codo

En la articulación del codo se unen 3 huesos:

  • El húmero: es el hueso de la parte superior del brazos.
  • El radio: es uno de los huesos que componen el antebrazo.
  • El cúbito: es el otro hueso que compone el antebrazo junto con el radio.

La unión de estos 3 huesos da lugar a 2 tipos de articulaciones diferentes:

  1. Articulación humerorradial: es la articulación que une al húmero con el radio.
  2. Articulación humeroulnar: es la articulación que une el extremo del húmero con el cúbito.

La acción conjunta de estas articulaciones permite la movilidad del codo.

Ligamentos del codo

Los ligamentos son un tipo de tejido que unen los distintos huesos entre sí. Esto proporciona estabilizad articular y permite la movilidad. En el codo podemos destacar los siguientes ligamentos:

  • Ligamento anular: Estabiliza y una a los huesos cúbito y radio. Además, mantiene el grado de tensión necesaria durante los movimientos.
  • Ligamento colateral lunar: está compuesto por los fascículos anterior, posterior e inferior.
  • Ligamento colateral radial: presenta fibras que se encuentran entrelazadas con el ligamento anular.

Músculos del codo

Los músculos del codo permiten realizar los movimientos de flexión, extensión y pronosupinación. Es decir, nos permiten girar el antebrazo y doblar y estirar el codo.

Los músculos que permiten los diferentes movimientos del codo son:

  • Bíceps braquial: permite movimientos de flexión de los brazos.
  • Braquiorradial: es un músculo flexor. Implicado en hacer fuerza para levantar cargas pesadas.
  • Tríceps braquial: es un músculo extensor.
  • Ánconeo:  permite el movimiento de extensión y estabiliza el brazo.

Lesiones más comunes del codo.

Como cualquier otra articulación del cuerpo, el codo puede sufrir diferentes lesiones, ruptura y fracturas.

Estas lesiones pueden afectar a los huesos, a los ligamentos o a los tendones apareciendo síntomas como molestias, dolor y pérdida de movilidad.

Ante cualquier lesión en el codo, es importante acudir al especialista en traumatología para establecer un correcto diagnóstico de la lesión y el tratamiento adecuado para curar la lesión y aliviar el dolor. También podría ser necesaria un tratamiento con fisioterapia para acelerar la recuperación y recuperar correctamente la funcionalidad y movilidad del codo.

  • Fracturas del codo.

Las fracturas o roturas de los huesos del codo más comunes se deben a caídas con la mano en extensión. En este caso suele afectar a la cabeza del radio.

En niños es común la fractura del húmero.

En caso de fractura suele ser necesaria la realización de una radiografía para identificar el hueso afectado.

  • Codo del tenista.

El codo del tenista es como, de manera común, se conoce a la epicondilitis lateral del codo. Es una de las lesiones más frecuentes del codo tanto en deportistas como en otras actividades, ya sea por trabajo o en el día a día. De hecho, esta afección es frecuente en personas que utilizan mucho esta articulación y realizan giro o movimiento de rotación con el antebrazo o extensión de muñeca.

  • Codo del golfista.

El codo del golfista es otra lesión frecuente y se refiere a la epitrocleitis. En esta lesión se da una hinchazón o inflamación en los tendones de los músculos flexores del codo que causa dolor. Concretamente en los músculos que se insertan en el epicóndilo medial o parte interna del codo.

  • Bursitis del codo.

La bursitis suele estar causa por traumatismos o golpes directos en la parte posterior del codo. También por microtraumatismos, roce o fricción excesiva en la zona o como consecuencia de enfermedades reumáticas. Se conoce como “codo del estudiante” o “codo del lanzador de dados”.

La bursitis se manifiesta con una bulto en la parte posterior del codo. Este bulto puede ser doloroso o no causar dolor. La causa es el derrame del líquido sinovial. En los líquidos es posible la presencia de sangre como consecuencia de un golpe o traumatismo.

  • Tendinitis del codo.

La tendinitis del codo es una inflamación del tendón del codo. Con frecuencia, estas tendinopatías originan hinchazón de la zona y suele ser dolorosa, por lo que limita el movimiento.

  • Otras alteraciones que afectan a la salud del codo:
  • Subluxación.
  • Distensiones, especialmente del tendón del bíceps.
  • Deterioro de la articulación.
  • Afecciones de los nervios.

Prevención, alivio y tratamiento del dolor de codo.

En caso de dolor de codo, la recomendación inicial debe ir enfocada a reducir las causas de dolor y la inflamación o hinchazón.  

Para una correcta identificación de la lesión, el traumatólogo realizará una exploración física. Con frecuencia se realizan pruebas diagnósticas como la radiografía, los ultrasonidos o la electroterapia.

El tratamiento inicial prescrito por el médico al paciente suele basarse en medicamentos antiinflamatorios y analgésicos y órtesis para reducir la movilidad del codo.

Para la rehabilitación y recuperación de la movilidad, podría ser recomendable la fisioterapia. Inicialmente, la crioterapia y la electro musculación son las técnicas más realizadas en pacientes. También suelen usarse bandas de compresión.

Cuando el dolor ceda, se procederá a realizar terapias enfocadas al fortalecimiento de la musculatura para recuperar la fuerza del brazo. Posteriormente, se realizará un programa de ejercicios de movilidad y de corrección postural según la evolución del paciente.

Consejos y recomendaciones en lesiones y dolor en los codos.

  • Antes de comenzar el programa de ejercicios y de practicar deporte es muy importante un calentamiento adecuado de los músculos de brazos y muñecas.
  • Es necesaria una correcta higiene postural tanto en el día a día como en el deporte. Esto ayudará a prevenir lesiones como el “codo del tenista”, que puede prevenir mejorando el agarre de la raqueta. Puedes acudir a un profesional que te ayude a adoptar una técnica adecuada.
  • El ejercicio moderado y realizado con la técnica correcta ayudará a mejorar la agilidad y a fortalecer la musculatura. Esto ayuda a prevenir lesiones tanto en el deporte como en el trabajo o en nuestras actividades cotidianas.
crema antiinflamatoria

Radiosalil es la crema antiinflamatoria de máxima eficacia, única en el mercado con 5 principios activos y efecto calor indicada en caso de dolores musculares y articulares. Eficaz en la vida diaria y el deporte.

Picture of Sobre el autor: Carmen Bauzá

Sobre el autor: Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en formación y comunicación en Industria Farmacéutica: salud, belleza y autocuidado.

Ver más información
Contenidos de este artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Cansancio muscular en las piernas: principales causas, síntomas y remedios para su alivio
Periostitis tibial: causas, tratamiento y prevención
¿Qué es la condromalacia rotuliana y cómo tratarla?
Compartir este artículo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email