Soluciones y consejos para evitar las rozaduras en las ingles

Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

En artículos anteriores hablábamos de que las rozaduras son lesiones en la piel que sufren un alto porcentaje de personas, tanto hombres como mujeres. Concretamente, explicábamos como, en esta época del año, se daba un auge de rozaduras en los muslos debido al calor. Y son estos mismos factores los que también promueven la aparición de otro tipo de rozaduras que afectan a gran parte de la población: las rozaduras en las ingles.

Las ingles son una zona del cuerpo con alta tendencia a sufrir rozaduras, debido a la anatomía de cada persona y a otros factores como la forma de caminar, la ropa etc. Al igual que ocurría en el caso de las rozaduras en otras partes del cuerpo, el calor propio del verano aumenta la posibilidad de que aparezcan rozaduras en las ingles. Esto se debe a que el aumento de temperatura nos hace sudar más y, en este entorno de humedad, el roce de la piel con la propia piel o con la ropa da lugar a la aparición de irritaciones cutáneas. Estas irritaciones pueden acabar provocando desde molestias leves, como picor o escozor, hasta lesiones mayores como rozaduras y ampollas.

Síntomas de las rozaduras en las ingles

Cuando las lesiones cutáneas aparecen se producen daños en la epidermis, la capa más externa de la piel. Estas lesiones pueden alcanzar diferentes profundidades y extensiones. Puede incluso dejar expuesta la dermis, capa más profunda de la piel, que se aprecia con un aspecto húmedo y exudativo.

rozaduras en la piel

Obviamente, estas lesiones originan molestias como dolor, escozor, picor y hormigueo en la zona afectada.

Infecciones por rozaduras en las ingles

Las personas con tendencia a sufrir rozaduras en las ingles podrían ser también proclives a contraer infecciones cutáneas. Esto se debe a que, las irritaciones que provocan las rozaduras dañan la flora bacteriana normal de la piel, lo que favorece la infección tanto fúngica como bacteriana en esa zona.

infecciones por rozaduras

La posibilidad de infecciones, tanto de hongos como de bacterias, aumenta cuantas más horas esté la piel expuesta a condiciones favorables para el desarrollo de microorganismos.

Rozaduras en las ingles en el deporte

Los deportistas no se libran de sufrir rozaduras, también en las ingles. Normalmente se debe al roce o fricción que se produce con el tejido del pantalón o las mallas. A esto hay que sumarle que, durante el deporte, se da de manera repetitiva un movimiento constante que produce un desgaste progresivo de la piel.

Aunque cualquier deportista es susceptible de sufrir rozaduras en esta zona, el trail, el running y el ciclismo son bastante proclives.

Remedios para evitar las rozaduras en las ingles

1. Higiene de la piel.

Es importante mantener siempre la piel limpia para eliminar el exceso de sudor y de humedad. Pero igual de importante es hacerlo de manera adecuada para que un exceso de higiene no altere la barrera protectora natural de la piel.

  • Utiliza limpiadores suaves y evita los jabones o limpiadores agresivos.
  • No utilices productos con activos exfoliantes en sus fórmulas para limpiar o tratar la zona afectada.
  • Seca suavemente la piel con ligeros golpecitos y con una toalla limpia. Evita frotar o usar toallas ásperas que pudieran sensibilizar la zona.

2. Aplica cremas anti-fricción para prevenir las rozaduras en las ingles

Sportsalil Gel Anti-rozaduras es un gel protector que evita la aparición de irritaciones provocadas por el roce con la propia piel, las prendas o el sudor. Es a solución 100% eficaz para prevenir las rozaduras en las ingles tanto en la vida diaria como en el deporte.

Su sencilla pero efectiva fórmula está compuesta por talco, zinc y dimeticona. Una fórmula “menos es más” que evita las rozaduras sin dejar residuo graso.

El talco absorbe la humedad y reduce la fricción; el zinc actúa como protector cutáneo y astringente, es decir, que ayuda a mantener la zona seca; la dimeticona es una silicona que forma una película en la superficie de la piel donde se aplica. Esta película suaviza y protege la piel frente a factores externos como la fricción.

Sportsalil Gel Anti-rozaduras está testado dermatológicamente para una óptima tolerancia cutánea, incluso en aquellas pieles más sensibles. Además, es resistente al agua, a la humedad y al sudor, por lo que te mantendrá protegido de las rozaduras durante toda la jornada o durante tu entrenamiento.

¡No te preocupes por la ropa! Como es un gel no graso no mancha.

¿Cómo aplicar Sport Salil Gel Anti-rozaduras?

Dado que Spotsalil Gel Anti-rozaduras se extiende muy bien, tan solo hay que utilizar una pequeña cantidad de producto. Aplícalo, sobre la piel limpia, en la zona susceptible de sufrir rozaduras para evitarlas.

3. Ropa.

Ajuste:

Utiliza ropa que se adapte a tu cuerpo pero que no sea demasiado apretada para que no se clave en la piel. Tampoco es conveniente que las prendas sean demasiado holgadas ya que podrían producir pliegues que pueden promover la aparición de irritaciones en la piel.

Tejidos:

Evita los tejidos de algodón ya que, una vez se impregnan de sudor, tardan mucho en secarse. En su lugar, opta por tejidos de secado rápido.

  • Costuras y etiquetas

Corta las etiquetas de las prendas y opta por ropa con el menor número de costuras, especialmente en la parte interior de los muslos.

Ropa interior:

Todos estos consejos en cuanto a la ropa deben aplicarse también a la ropa interior. Adicionalmente, se deben escoger aquellas prendas con las que nos sintamos más cómodos y no produzcan presión ni se claven en las ingles. La ropa interior tipo culotte o short para las mujeres o boxer para los hombres suelen ser los más adecuados.

Entrenamientos y competición

Si vas a realizar un entrenamiento más prolongado o intenso de lo habitual o si vas a una competición, evita estrenar prendas. La ropa nueva aún no se ha amoldado al cuerpo y el tejido puede ser más áspero y duro que la ropa usada, por lo que podría promover la aparición de lesiones cutáneas.

Tratamiento de una rozadura

Si a pesar de seguir todas las recomendaciones aparece alguna rozadura, los siguientes consejos pueden ayudarte a tratarla:

  1. Limpia la zona con un limpiador suave y aclara con agua abundante.
  2. Seca bien la herida con gasas esterilizadas.
  3. Aplica antisépticos en la zona irritada como clorhexidina o povidona yodada.
  4. En la medida de lo posible, realiza reposo.
  5. Aplicar un gel cicatrizante puede ayudarte a acelerar la curación de las heridas.

Si existe sangrado o hinchazón de la zona o si sospechas de infección, consulta a tu médico o farmacéutico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *